PDF Imprimir Correo electrónico

Como lijar parquet.

Para la correcta preparación del pavimento antes del barnizado pueden ser necesarios de dos a cuatro lijados según los casos, con lijas de granos progresivamente menores (que se codifican sin embargo con un numero mayor). Entre las distintas manos del barnizado (fondo y manos sucesivas) son así mismo necesarias pasadas de lija con grano muy fino para eliminar las irregularidades del barnizado. En los cuadros que siguen a continuación se especifican los tamaños de grano recomendados para todas estas operaciones, para pavimentos viejos y nuevos, en función del tipo de pavimento.


Elección del tamaño del grano pavimentos
Tipo de pavimento Desbastado Lijados intermedios Pulido
Tarima 24-60 60-100 100-120
Tablilla 24-36 60-80 100-120
Parquet flotante 40-80 80-100 120-180

 

Se coloca sobre la lijadora de rodillo o banda una lija de grano grueso. Se pone en marcha el motor desplazando lentamente la máquina hacia adelante, bajando cuidadosamente la palanca de mano que acciona el rodillo lijador.

Se debe iniciar el lijado frente a la entrada de luz para evitar sombras. La primera pasada debe efectuarse en diagonal respecto a la dirección de la fibra de la madera. La segunda pasada en la diagonal contraria. La tercera y la cuarta en paralelo a la fibra de la madera. En los esquemas que siguen a continuación se indica la orientación de las pasadas sucesivas en función de la orientación de las tablillas.

Plano_de_Lijar

En el desplazamiento de la máquina quedan zonas cercanas a la pared de aproximadamente 50 cm sin lijar. Estas zonas deben lijarse girando 1800 la máquina y siguiendo el sentido de las marcas anteriores. Se debe manipular la lijadora a una velocidad constante y moderada, retrocediendo sobre la misma línea de avance. El cambio de sentido de avance y retroceso debe realizarse en las partes menos iluminadas de la habitación. Si no es posible actuar así, se debe repasar en el siguiente pase de lija. Nunca se debe interrumpir el lijado con el rodillo bajado y girando, ni tampoco cambiar el sentido, pues si se está trabajando con las lijas gruesas, se producirían marcas profundas que difícilmente se podrán nivelar con otros granos finos. Se debe levantar el rodillo suavemente y a tiempo antes de llegar a la pared o de interrumpir por cualquier circunstancia la marcha del lijado. Si un pase de lija no es suficiente y se observan irregularidades, se debe hacer otra pasada con el mismo grano en diagonal a la anterior.

Como resumen, es muy importante lijar siempre con la luz de frente y que las últimas pasadas se realicen en paralelo a la fibra de la madera, ya que actuando de esta forma apenas se manifestaran los defectos producidos por los diferentes sentidos de lijado.

Después de varias pasadas, se debe barrer la superficie y eliminar el polvo con el aspirador. Antes de las últimas pasadas de lija fina, se debe observar si la madera tiene algún defecto o cambio brusco de color. Es el momento de realizar las últimas reparaciones. No se debe permitir el llenado del saco de serrín hasta más de 1/3 de su capacidad, pues disminuye sensiblemente la potencia de aspiración. Debe vaciarse y sacudirse antes de bamizar. Debe cambiarse al menos una vez al año.


 


Contacto | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Privacidad

© Restaurar.eu | Pulidores de parquet | | Telf.: 931 001 301 | Fax.: 931 001 302
by AlvicruGroup